Cuando el calor aprieta, las sopas frías como el gazpacho son ideales para combatir el calor y mantenernos hidratados.

El gazpacho tradicional actual (que difiere del gazpacho original compuesto a base de pan desmigado, aceite y vinagre).

Está elaborado a base de una serie de hortalizas crudas como pimiento, cebolla, ajo, pepino y tomate (siendo este último el elemento predominante) acompañadas de aceite de oliva, vinagre y sal.

Es por tanto un alimento bajo en calorías que gracias a su contenido en agua y sales minerales puede ayudarnos a refrescarnos y a mantener un buen nivel de hidratación, fundamental en los días con altas temperaturas.

Gazpacho combatir calor

El gazpacho y sus beneficios

Pero no solo eso, el gazpacho es además rico en vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra, así como en grasa saludable proporcionada por el aceite de oliva virgen extra.

El gazpacho aporta vitamina C, vitamina A y vitamina E, minerales como el hierro, calcio, fósforo, magnesio, manganeso, zinc, cobre, sodio y potasio.

Todo ello unido al licopeno aportado por el tomate hacen de este alimento una auténtica bomba antioxidante.

Por último, la fibra aportada por los ingredientes del gazpacho ayuda a mejorar el tránsito intestinal y produce una mayor sensación de saciedad.

Si a todo esto unimos que estudios recientes indican que puede ser beneficioso para regular el colesterol, prevenir la diabetes o incluso el cáncer de colon, no hay duda de que nos encontramos ante uno de alimentos imprescindibles en nuestra dieta.